Translate

jueves, 24 de agosto de 2017

Tres caballeros andantes de la lengua española



Preferencia por términos extranjeros, malos usos de la lengua en periodistas y comunicadores, y asesinos a sueldo cotidianos de la lengua; han sido una constante a lo largo del tiempo contra quienes han arremetido con humor y sapiencia los caballeros versados en el campo de las letras.
Darío Villanueva, director de la Rae, ha criticado reiteradas veces el uso extendido de palabras provenientes del inglés en detrimento de las españolas, fenómeno que se ha puesto de moda en los ámbitos de la tecnología, las redes sociales y la publicidad, lo que considera un “papanatismo lingüístico”. ¿Y quién no repudia el llegar al extremo al cambiar palabras españolas innecesariamente por inglesas? Es indiscutiblemente descabellado conmutar por ejemplo cuando por when, fenómeno carente de humor y cargado de pereza mental, escribir una sola sílaba en lugar de dos.  

Es curioso y a la vez cómico que dicho fenómeno no es nada nuevo, hace más o menos ciento veintiocho años Francisco José Orellana, un intelectual polifacético, también español, arremetía con severidad contra el “vulgo” a quienes dedica su obra “Vocabulario de disparates o Zizaña del lenguaje”.  En esta obra cargada de ironía pone de manifiesto la preferencia por parte del hablante de palabras provenientes del francés.  Veamos varios ejemplos:

ALIENADO, adj. sustantivado. (Galicismo). En castellano se llama demente al aliené de los franceses, y en término más vulgar, se llama loco. Podrá decirse enajenado (nunca alienado) del que accidentalmente padece de enajenación mental; del que delira por efecto de una perturbación pasajera del órgano cerebral.— Nuestra lengua es riquísima, como deben saberlo los señores médicos, que, por serlo, no están facultados para estropearla. Demente es el nombre genérico del que padece la locura; y según los grados y condiciones de esta enfermedad, se aplican al que la padece los nombres de maniático ó monomaniaco, alucinado, lunático, loco, frenético, delirante, furioso.   

AVALANCHA. (Francés puro.). En español se traduce: Alud, y también Lurte.

A MEDIAS, en sustitución de medio…, es disparate, que huele á francés; como cuando se dice: “Estaba dormido á medias.” Será “medio dormido,” “soñoliento,” “dormitando.” Las cosas á medias no se pueden hacer por uno sólo; se hacen entre dos.

BOATA. (Del francés: Ouate.) Si la docta Academia de la Lengua durmiese un poquito menos, ya nos habría dado una palabra, que no tenemos, en equivalencia de ésta, con la que se designa el algodón extendido entre dos capas de goma, que sirve para acolchar. La palabra boata no, me satisface, ni tampoco guata, que dicen en Cataluña; pero como la cosa existe, y existiendo, hay que darle un nombre en castellano, creo que sería lo mejor llamarla huata.

DESVANECERSE, DESVANECIDO. Del francés, s’évanouir, évanoui. — En lugar de: Desmayarse, desmayado. Este galicismo es insoportable; porque desvanecerse significa disiparse, evaporarse una cosa; Irse el color; y también infatuarse, hincharse de vanidad. Por ejemplo, he visto impreso: “Rochefort, que no había probado bocado desde la víspera, se desvaneció de debilidad.” Figuraos un hombre como un castillo, que se volatiliza por no haber comido en un día. Que se desmayase, no tiene nada de particular; pero ¡desvanecerse!


Nadie escapa al látigo lingüístico de Orellana, gente de a pie, comunicadores, médicos y catedráticos de la Rae. Por otra parte, Orellana nos da una idea en su diccionario de las palabras que en su época nacían entre los hablantes, préstamo del francés y que finalmente en nuestra época siguen utilizándose. Lo que ocurre hoy con el inglés ocurrió en el siglo XIX con el francés.   

Lázaro Carreter al igual que Orellana y Villanueva ha sabido luchar con denuedo y gallardía en las justas lingüísticas ante caballeros lenguaraces. Colaboró constantemente en algunos periódicos españoles como “El País” con su columna de critica “El dardo de la palabra” la que dio forma a un libro extenso del mismo nombre, recopilatorio de todos sus artículos agudos, ingeniosos y cargados de humor ante usos y aspectos del lenguaje. A continuación, un extracto del uso del prefijo super (anglicismo) en lugar de adverbios de cantidad para los grados superlativos de los adjetivos.   

Leído en la carta de una lectora a su revista: "Hoy hace un año que murió mi Candy y estoy supertriste". Candy era una graciosa iguana, y eso podría haberlo escrito también un lector, porque super- es unisex; y ambos, idénticamente, podrían haber dicho que estaban superafligidos/as o superacongojados/as o superfastidiados/as, si hablaban en versión de cámara y si transcribimos tales sentimientos con repugnante estilo de circular ortosexual. (…)

(...)Entre ellos, super- puede crecerle a cualquier adjetivo (o sustantivo) y hay miles de hablantes que se sentirían desvalidos si no ornaran sus calificaciones con ese bubón: su ligue les parece superguay, gozan de una pareja muy supercálida, y aquella lectora halló a Candy en el terrario donde dormía supermuerta.(…)

Era, sin duda, un galicismo de moda, que, por ejemplo, aparecía aquel año en La Regenta, y que se estaba empleando para calificar a las gentes de sangre delicada y a sus cosas, por ejemplo, a los lenguados pequeños -no mayores de diez centímetros- que el cocinero Muro exaltaba en 1894 como superfinos.

Carreter es sin duda una conciliación entre el aprender y el reír sobre aspectos tan cotidianos como el uso incorrecto de prefijos en lugar de adverbios, tan común a diario, lo que nos recuerda el no tan distante uso abusivo del sufijo -azo en cierta época en la región y que aún persiste, “¡qué locazo! ¡buenazo! ¡igualazo! que tuvo promoción por parte de los medios de comunicación ¡golazo! ¡cacerolazo! Y que hizo mella en los usuarios huérfanos de glosario.

Estos tres caballeros andantes que por espada esgrimen su pluma y por adarga y armadura poseen un sólido conocimiento de la lengua, a pesar de recibir críticas por su labor del cuidado de la lengua, merecen su respectivo reconocimiento en la áspera misión de corrección al hablante, quien usa la lengua pero no repara en sus errores. 

sábado, 19 de agosto de 2017

Club de lectores de todos los niveles

martes, 8 de agosto de 2017

Mitos Shuaras

La etnia Shuar se asienta entre los territorios de Ecuador y Perú, cuentan con un número aproximado de 80000 individuos de los cuales tan solo 35000 hablan su lengua, es así que más del 50%  hablan español. Su lengua madre es el shuar chicham emparentado con el huambisa del Perú.

Gracias a la labor del padre Siro M. Pellizzaro se ha podido recopilar y registrar una serie de leyendas y mitos de la cultura Shuar. Dicha labor, nada sencilla, fruto de la investigación y traducción del shuar chicham al español ha dado como resultado esta curiosa y llamativa mitología shuar.    

EL UNIVERSO


Los Shuar creen que la tierra es una inmensa isla en la cual viven los hombres en continuas dificultades y guerras, molestados por antepasados maléficos, llamados Iwanchi, los cuales buscan todo tipo de placer terrenal ya que no pueden ir al cielo.

 La tierra limita con el abismo y está rodeada por el cielo que separa las aguas infinitas de la atmósfera, vital para los animales.  

El cielo es una extensión inmensa de planicies fertilísimas, habitada por los dioses y los hombres que gozan de todo bien. Antiguamente todos los hombres podían disfrutar de la felicidad del cielo, porque podían subirse por un bejuco que desde las plantas del cielo colgaba hasta llegar a la Tierra.
Resultado de imagen para visiones primitivas de la tierra como isla
Debajo de la Tierra vive el pueblo de Nunkui, creadora de las plantas del cielo y de la tierra.  
En el cielo de arriba vive el pueblo de las Atsut, mujeres misteriosas, el pueblo de los Ya (Estrellas), hombres bienaventurados que subieron al cielo sin morir. Los pueblos de los Arutam, antepasados justificados y dioses protectores de la familia, descansan en el cielo de abajo y se comunican con los vivientes que los suplican, por medio de una puerta que hay debajo de las cascadas de los ríos. Solo Ayumpum el primer Arutam, vive en el cielo de arriba observando a los hombres e impidiendo las guerras con sus rayos.  

Etsa (el sol) y Nantu (la luna) observan el mundo de arriba y de abajo recorriendo todos los días sus caminos. Nadie puede acercarse al sol porque se quema.  El sol es el Dios fuerte y austero que mal-  dice a los hombres si no cumplen con sus mandatos.  Por las faltas de los hombres, entre en el mundo la guerra, la muerte, la fatiga y todo mal. Muchas de las plantas y de los animales eran seres humanos. Fueron castigados por sus faltas. Antiguamente estos seres dialogaban con los hombres, pero los Uwishin (brujos) con sus maleficios, quitaron toda comunicación con el mundo misterioso. 

TSUNKI INUNDA LA TIERRA

Tsunki es un ser misterioso de genero común que vive en las aguas, dentro de las peñas. Para comunicar su vida y sus poderes a la humanidad, tomo la forma de una hermosísima mujer, ganándose el corazón de un hombre casado.  

Este, para evitar los celos de su esposa, se la llevó a la casa, escondiéndola en su pitiak (canasto impermeable con tapa), transformada en una culebra llamada Titinknapi, Las noches las pasaba junto a ella. La envolvía en una capa de agua para que no la descubrieran. Cuando salía de caza, prohibía severamente a los familiares abrir el pitiak. 


Pero un día su primera esposa abrió el canasto y, al salir la culebrita, la persiguió con un tizón para matarla.  

Entonces se oscureció el cielo, tembló la Tierra y los ríos inundaron los valles con sus aguas turbulentas y cubrieron las altas montañas.  

La humanidad entera sucumbió y fue devorada por los monstruos de los abismos. Solo se salva el esposo de Tsunki can su hija mayor subiéndose, a la palmera más esbelta de una alta montaña.  Así, por la desobediencia y la curiosidad de su mujer, Tsunki, no pudo tener descendencia en los hombres, ni comunicar sus poderes divinos.  Cuando los pescadores le suplican en las orillas de los ríos, suele conceder pescado suficiente para que alimenten a sus hijos. 

Datos personales

Mi foto
Porque la cultura rompe cualquier clase de barreras y su difusión enriquece y nos enriquece.