Translate

lunes, 15 de enero de 2018

Assange un revolucionario cibernético

Por: Fabián Núñez Valverde

Dos han sido las posturas visibles en el caso Assange; la primera el apoyo por parte de varios funcionarios miembros y simpatizantes del régimen anterior que no dan su brazo a torcer en cuanto a velar por la seguridad del fundador de Wikileaks como legado de Alianza país y el gobierno de Rafael Correa en materia de derechos humanos y notoriedad a nivel internacional. La otra postura es el rechazo total y aversión, una idea generalizada, a todo aquello que tenga que ver con el régimen de Correa, en este caso el asilo de Assange, que, a vista de gente conservadora atenta contra la ética y el patriotismo ecuatoriano, al tratar de proteger a una persona considerada como delincuente internacional que no ha hecho ningún bien al Ecuador.    

  
No nos sorprende la reticencia y el malestar generalizado hacia Assange, quien vive asilado y aislado del mundo físico en la embajada de Ecuador en Londres desde ya casi seis años. Y es que no puede ser de otra manera; a la vista de la oposición, del sector mercantil y conservador ecuatoriano siempre fue una especie de herencia del mandato anterior a Moreno que no hacía más que perjudicar el libre mercado con los países que solicitaban su extradición. Esta visión sesgada y visceral basada en el rechazo a los niveles de corrupción ocurridos durante esos diez años del gobierno de Correa han influido notablemente en la prensa y por ende en el sentir popular hacia la figura de Assange, a quien se le acusa de pirata informático, violador y delincuente. Existen“políticos” como Patricio Zuquilanda que hasta niegan rotundamente la inseguridad, persecución y pedido de extradición de Reino Unido o EE.UU contra Assange, según su posición en varios medios de comunicación, ambos países no tienen órdenes legales en su contra, son países democráticos fundadores y respetuosos de las  leyes. Zuquilanda tampoco ha perdido tiempo ni ocasión para lanzar su promesa de campaña anticipada, y, muy comedidamente ha ofrecido sacar a Julian, no ayudar, sacarlo de la embajada en caso de ganar las elecciones de febrero.  

¿Pero quién es realmente Julian Assange? El mundo fuera un lugar diferente si encontrásemos más gente con convicciones en contra de eso que lo afecta, la corrupción. Julian es un personaje conocido a nivel mundial como fundador de Wikileaks pero un total desconocido en otros ámbitos más personales. Cuando menciono “personales” no me refiero a aspectos que puedan rayar en farándula, no, me refiero a pequeñas cosas como su gran conocimiento y dominio total de computación y lenguaje de programación de manera autodidacta. A pesar de no haber finalizado estudios universitarios ha escrito y colaborado en libros en donde ha expuesto desarrollos, innovaciones y descubrimientos en cuanto a programación y seguridad. Ha sido programador y promotor también de software libre Linux/GNU, por lo que en algunos países ha sido leído en las áreas de matemáticas y física. En el 97 fue el creador de un programa libre que protegía a trabajadores por los derechos humanos. Gracias a su labor de publicación de cables de información había sido galardonado como periodista, fue entrevistador de personajes políticos en RT con su programa el mundo del mañana. Como información final y curiosa añadiré que ha estudiado filosofía y neurociencia. Este último hecho de acercarse a la filosofía y neurociencia dice mucho de la personalidad y pensamiento de Julian Assange. Es decir, desde hace mucho tiempo Julian Assange ha tenido una personalidad que se encaminaba a la protección de activistas, en otras palabras, sea cual fuere su posición política ha enfocado su conocimiento y su vida para defender una causa, la libre información.

Luego de la debacle que significó las primeras publicaciones para Wikileaks nadie puede imaginar lo arriesgado que era publicar información que desenmascaraba la sucia politiquería y sus excesos, sobre todo, de temas tan frescos como la guerra entre Irak y EE.UU, un atropello, genocidio y masacre continuos. Esto significó para el personero de Wikileaks persecución a nivel mundial no se sale ileso cuando se va en contra de los políticos de EE.UU o si no habría que preguntárselo a Chelsea Manning quien recibió vejaciones, torturas físicas y psicológicas tras ser procesado y encarcelado, a pesar de haber servido en el ejército estadounidense en la guerra contra Irak, y todo por ser fuente de Wikileaks. Fortuitamente, tras los sucesos de esta divulgación y de otras en la página de Wikileaks, la fama de Assange fue el arma perfecta para ensuciar su imagen con varios escándalos, el más importante, el de los abusos sexuales lo que significó para Assange una posible petición de extradición hacia Suecia y luego a EE.UU por robo y publicación de información clasificada. Hemos visto a dictadores y genocidas vivir dignamente y libres sin la persecución política, hasta se los ha perdonado en sus países de origen como el caso Fujimori ¿quién opina algo al respecto internacionalmente?

El valor de la figura de Assange da indicios de una preocupación que va más allá del beneficio propio, esto lo comprueba el ser personero de una organización sin fines de lucro que divulga información para desenmascarar la corrupción a nivel universal. Assange, un personaje controversial, nos ha hecho reflexionar que en la política no bastan las buenas intenciones o el divulgar información que desenmascara la podredumbre política, cuando de fondo no hay una conciencia que luche por cambiar, por convicción, lo que no funciona en la sociedad. Assange se habrá dado cuenta del mal generalizado en la política, cuando las supuestas leyes y los organismos que deberían hacerlas cumplir no sirven. Por otra parte, los que gobiernan son parte del problema y no de la solución. El sentir popular se deja manipular por visiones recortadas de información y aspectos subjetivos que no se analizan ni demuestran a ciencia cierta cómo fueron y son las cosas.

Levanto mi voz en apoyo de Julian Assange, el mundo necesita gente que critique y luche por denunciar todos los males del sistema político a nivel mundial que, aunque empiece por programas de uso libre y gratuito, eso evidencie cómo debe funcionar la sociedad. Por otra parte, habría que analizar toda la información que se ha emitido a través de la prensa en estos días porque no se ha indagado realmente en el caso Assange, casi no existe en el país una prensa seria que muestre las dos caras de la moneda, existe una sola visión la del odio, perjuicio, malestar, conservadurismo y patriotismo que promueven políticos y periodistas y que el pueblo a falta de información y pensamiento se decanta por lo más fácil, la opinión sin fundamento ni razón.   


1 comentario:

  1. Me gusta el enfoque serio, de profundidad científica que se impone en este ensayo sobre una figura tan compleja como la de Assange. No se ve un dictado unilateral que sanciona al informador de Wikileaks con las reglas nacionalistas del imperio más grande de la Tierra y sus seguidores nacionalistas de otros países dependientes, sino un intento profundo y generoso de entender el alma desprendida e investigativa de un hombre rico en valores humanos. Gracias Trotsky por benefficiarnos con tu pensamiento.

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Porque la cultura rompe cualquier clase de barreras y su difusión enriquece y nos enriquece.